independiente y nada, pero nada más. (ladyrocketdale) wrote in avecesvuelvo,
independiente y nada, pero nada más.
ladyrocketdale
avecesvuelvo

  • Mood:

.sixteen

(esto seguro va a terminar en el taller. inspirado por estas palabras y por la vida que decide pasar cuando se le da la regalada gana. y es genial)



Ayer, anoche, lo entendí.

Me pasé un año entero estudiando el desarrollo de un embrión en el útero de la mujer; repitiendo de libro y de clase las palabras acondicionamiento, protección, resguardo, medio más apto… Analicé durante todo ese ciclo lectivo porque el útero era el lugar más propicio para el desarrollo de la vida desde cero, las formas en las que el cuerpo de la madre cambiaba en beneficio de este nuevo organismo que debería albergar. Alteraciones hormonales, mejor flujo sanguíneo acompañado de cambios en la frecuencia cardíaca, variaciones alimenticias a favor de un cúmulo de células que nueve meses más tarde tendría forma, más o menos similar, a la de un ser humano con todas sus partes.

Estudié todo eso. Lo aprendí. Lo repetí. Lo expliqué. Di el parcial en diciembre y el final en febrero. Me fue bien. Materia terminada.

Creí que eso era todo. Que lo que me tocaba entender sobre el envase, el refugio de nueve meses del organismo que yo desearía estudiar en un futuro (porque me marcó como para andar decidiendo aún muy temprano mi especialidad) ya estaba todo dicho. Ya estaba todo comprendido y caso cerrado.

Me equivoqué. Me equivoqué terriblemente y hasta ayer no lo sabía; y quizás, quizás si no hubiese venido Lisandro a darme cátedra con el mejor ayudante que un profesor puede tener, su madre Celeste, yo nunca hubiese aprendido esto (o no a tiempo). Porque cuando vi a ese pequeño ser recién salido, demasiado rosa y demasiado chiquito, refugiado contra el pecho de su madre, ahí quieto y dormido; en paz de nuevo seguramente ya que ese debería ser el primer lugar tranquilo y apropiado después del terrible estrés de haber abandonado el hogar de los pasados nueve meses… ahí lo entendí.

Entendí que no hay refugio mejor que el calor de una madre, que el cuerpo y el perfume que tiene esa mujer bien metido en la piel y que solamente puede oler el hijo recién nacido. Entendí que no hay lugar más propicio en el planeta que los brazos de esa madre para que aún pueda sentirse junto a ella, en ella. Entendí porque mi profesor hablaba de la maravilla de esta especie mamífera de guardarse bien adentro algo tan suyo para que nadie lo pueda ver hasta que esté un poco más listo, un poco más fuerte para el enfrentar el exterior. Entendí porque eso solo se le puede confiar a una mujer. Entendí la sonrisa de Celeste… la de sus padres, la de su pareja, la de sus hermanos, la de mi mamá.

Entendí todo.

(La facultad me dio el principio, pero el postgrado… el postgrado fue este salir corriendo un domingo a la noche, cuando había otros planes y cada uno estaba en la suya y nos encontramos todos ahí a la espera y nos pusimos nerviosos… y a algunas que nos hicieron subir últimas a ver a la madre nos dimos el gusto de ser las primeras en ver a este bebé.)
Tags: family, inspired by other people's words, misc, relacionado a medicina, related to reality, spanish
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    Anonymous comments are disabled in this journal

    default userpic

    Your IP address will be recorded 

  • 2 comments